domingo, 2 de abril de 2017

La miopía no se puede frenar (II): especial niños.



A finales del año 2015 escribí un artículo en donde mostraba mi experiencia personal respecto al control de la miopía que tengo.  Ya que soy una persona adulta y tengo una miopía inducida por un exceso de acomodación, la mejor manera de frenar el avance fue utilizando adiciones positivas en cerca que relajaran la tendencia innata (entiéndase genética) a sobre-acomodar.

En esta ocasión voy a complementarlo respecto a las diferentes opciones que existen para frenar la miopía en niños, momento en el cual la progresión es mayor. Pues si logramos rebajar ese aumento de la miopía en los primeros años de existencia, la calidad de vida de esas personas adultas será mucho mayor.

¿Os interesa el tema? Seguro que a todos los padres a los que diagnostican miopía temprana a sus hijos les apetece saber que métodos son más eficaces.


¿Es importante controlar la miopía en niños?

En Asia, la prevalencia de miopía entre la población supera el 95%, razón por la cual la OMS catalogó este defecto refractivo como una pandemia.

Niños asiáticos en la escuela con una solución para evitar que se acerquen demasiado al papel

Ser miope te limita en muchas circunstancias y si no se compensa esa graduación la mala visión de lejos puede influir desde malos expedientes académicos hasta en crear personas introvertidas y profundamente tímidas.

Por otro lado, estudios científicos1 muestran que las posibilidades de sufrir un desprendimiento de retina en edad adulta aumentan unas 45 veces en miopes de 10 dioptrías o más respecto a miopes de menos de 5 dioptrías (cuyo ratio es de 1 entre 6.662 casos).

Igualmente, un miope tiene mayores probabilidades que el resto de personas no miopes de sufrir glaucoma, neovascularización coroidea, degeneración macular miópica.

¿Cuáles son los factores de riesgo para sufrir miopía en la infancia?

Unos antecedentes familiares de miopía en los progenitores es nuestra primera señal de alarma. Un niño con un padre miope tendrá 2.1 veces más de probabilidades de sufrir miopía que aquel que no lo tenga. Si ambos padres son miopes la probabilidad aumenta a 5.1 veces2.

Igualmente, otros estudios muestran que los niños que realizan pocas actividades al aire libre y mucho trabajo en cerca tienen mayor riesgo a sufrir miopía. Concretamente un riesgo de 2.6 veces más respecto a los que realizan numerosas actividades al aire libre3.

Por tanto, en casos en los que se combinen historias familiares clínicas de padres miopes con hábitos diarios que supongan menos de 5 horas semanales de actividades al aire libre la acción deberá ser inmediata. En estos casos las probabilidades de sufrir miopía son de un 60%.

¿Cuándo debemos comenzar a controlar la miopía?

Identificados los grupos de riesgo (niños con padres miopes y poca actividad al aire libre), deberemos intervenir cuando el niño comience a desarrollar la miopía.

Según algunos estudios, el control de la miopía resulta más efectivo si lo empezamos antes de la edad de máxima progresión de la miopía. Entre los 8 y los 14 años existe una progresión media de miopía de unas 10.80+/-2.15 dioptrías4.

Por tanto, ya desde los seis años podemos empezar a tomar medidas encaminadas a frenar esa progresión ligada al crecimiento. Igualmente, dada la carga lectiva escolar, el tratamiento debería continuar hasta llegar a los 18 años.

Es importante revisar todos los años la visión de nuestros menores


Si ponemos un ejemplo de un caso con una miopía de -1.00 dioptría a los seis años y una progresión media de la misma hasta los 18 años lo veremos más claro. Sin control de miopía la progresión podría llegar hasta más de -7.00 dioptrías. Con un sistema de control de la miopía que disminuyera la progresión 0.30 dioptrías al año, el resultado sería menos de -5.00 dioptrías.

No estamos hablando de eliminar la miopía, sino de frenar su evolución. Y todos aquellos miopes que tienes una miopía alta (más de 6 dioptrías) saben las ventajas que tendrían quitándoles un par de dioptrías, ¿verdad?

¿Cómo podemos controlar la miopía?

Existen diferentes métodos para el control de la miopía, los cuales se basan, de forma general, en intentar combatir las dos principales causas de la miopía: un ojo demasiado largo o un sistema óptico demasiado fuerte. En ambos casos la imagen se enfoca antes de llegar a nuestra retina, razón por la cual los miopes ven borrosos los objetos lejanos.

A continuación voy a nombrar, brevemente, los principales métodos de control de la miopía existentes en la actualidad y su eficacia según los últimos estudios recientes.

1.     Hipocorrección.

Seguro que habéis escuchado a muchos oftalmólogos y optometristas que no compensaban la totalidad de la graduación miópica para forzar al ojo a trabajar y evitar que así aumentara la miopía.

Tales consejos se basaban en la idea de disminuir o inhibir la respuesta acomodativa en visión próxima, factor que se ha considerado siempre uno de los principales desencadenantes de la miopía.

Lamentablemente, diferentes estudios han mostrado que esta medida, aplicada en niños, resulta ineficaz. Concretamente, un estudio realizado en 20025 mostró que los niños tratados con hipocorreción aumentaron su miopía con mayor grado que aquellos del grupo de control que recibieron su graduación total.

2.     Lentes bifocales o progresivas.

Hace unos años se puso muy de moda prescribir a los niños lentes bifocales executive, las cuales eran unas lentes que partían el cristal en dos partes, proporcionando la graduación para lejos en la zona superior y una adición en cerca para la inferior. Luego, por motivos estéticos, fue sustituida por los progresivos, que realizan la misma función pero el lente no tiene ninguna apariencia externa de ser multifocal.

Este método se basa, nuevamente, en la acomodación. A la hora de enfocar objetos en visión próxima, se produce un retraso acomodativo y, asociado, un desenfoque hipermetrópico. Diversas teorías relacionan este desenfoque hipermetrópico con un aumento de la longitud axial del ojo (y por tanto de la miopía).
Los estudios llevados a cabo para controlar la eficacia de este método concluyen que su efecto en el control de la miopía es sumamente bajo  (0.25 Dp.) y apenas tiene significancia clínica6.

3.     Lentes con desenfoque retiniano.

Se trata de unas lentes diseñadas específicamente para el control de la miopía en niños. Su especial diseño pretende modificar el enfoque en la retina periférica. Este diseño se basa en la teoría de que un desenfoque retiniano hipermetrópico genera un aumento de la longitud axial del ojo.

Las lentes normales corrigen la imagen para que llegue a la retina en el punto foveal, lugar en donde enfocamos las imágenes que llegan a nuestro cerebro. No obstante, en la retina periférica, tal compensación con lentes negativas genera una desenfoque hipermetrópico perjudicial.

La acción de estas lentes mantiene el enfoque óptimo en la región foveal pero provoca un desenfoque miópico en la retina periférica, lo que se supone que evita el crecimiento del ojo y la subsiguiente miopía.

Aunque la teoría resultaba prometedora, un estudio7 llevado a cabo en el año 2010 informó que no existían diferencias apreciables respecto al grupo de control.

4.     Lentes de contacto progresivas.

Aunque los trabajos con lentes oftálmicas mostraron escasos resultados en el control de la miopía, los contactólogos decidieron seguir probando este sistema de control de miopía con lentes de contacto.

Y según un estudio realizado por Aller8 en 2006, la progresión de los niños que siguieron el tratamiento con lentes bifocales tuvo una progresión de la miopía 0.56 dioptrías menor que el grupo de control usuario de LC monofocales.

5.     Lentes de contacto con desenfoque retiniano.

Los resultados anteriores son uno de los motivos por los cuales se ha vuelto a intentar controlar la miopía con la teoría del desenfoque retiniano, aunque en esta ocasión utilizando lentes de contacto.

Recientemente estoy utilizando una lente de la casa CooperVision llamada MiSight que utiliza este sistema de control de la miopía. Según los datos del propio fabricante la media de reducción de la miopía es de 0.30 Dp. por año, lo que supone una reducción considerable.

Se trata de una lente de contacto diaria cuyo uso debe sostenerse en el tiempo hasta los 18-20 años (en caso de abandonar el tratamiento el efecto rebote provoca que la disminución lograda con anterioridad no sirva para nada).

Colocar lentes de contacto en niños no es tan difícil como se suele pensar


Según mi experiencia no funciona en todos los casos (si el paciente aumenta más de -0.75 o -1.00 Dp. al año su miopía es mejor abandonar el tratamiento) y provoca una inicial borrosidad en los niños a la que es necesaria adaptarse.

El último trabajo de meta-análisis de los diversos métodos de control de miopía9 concluye que este sistema de control de miopía tiene unos efectos moderados, situándolo en equivalencia con otros sistemas de control de miopía existentes como la ortoqueratología o las lentes progresivas. Realizar actividades al aire libre tendría una incidencia leve mientras que la hipocorreción, LC monofocales y LC RPG serían tratamientos ineficaces. El tratamiento con atropina, según veremos, es el método más eficaz según este estudio.

6.     Lentes de contacto Permeables al gas (RPG).

Hace años estaba muy extendido el uso de LC RPG para el control de la miopía, pues se suponía que la dureza de estas lentes, respecto a las LC blandas, provocaba una disminución en el crecimiento del globo ocular.

Diversos estudios actuales muestran que el intento de control de miopía con estas lentes es totalmente ineficaz10.

7.     Ortoqueratología.

Este método de corrección de la miopía suele asombrar al público periódicamente. Suele coincidir cuando los informativos lo presentan como un nuevo método optométrico. En realidad, es un sistema de compensación con bastante historia ya y, desde el año 2000, con una fuerte presencia entre los profesionales dedicados al control de la miopía.

La LC de Ortoqueratologíacompensan la miopía de la siguiente forma. Colocadas durante las horas de descanso nocturno, ejercen una presión física sobre el globo ocular, realizando un aplanamiento central del mismo. La consecuencia de ello es reducir la potencia total del sistema ocular, compensando miopía de hasta dos dioptrías.

La principal ventaja de este sistema de corrección es la de no tener que utilizar ninguna lentilla ni gafa durante el día para ver correctamente. Por el contrario, entre sus puntos negativos está la necesidad de dormir siempre las mismas horas (pues de lo contrario el aplanamiento insuficiente conduce a una mala visión en el día que no se podrá compensar con gafas).

La teoría que subyace detrás del uso de este método en el control de la miopía infantil es el mismo del de las LC de desenfoque retiniano, pues al aplanar sólo la zona central corneal, la periferia provoca una miopía en la retina periférica que mitiga el desenfoque retiniano.

Diversos estudios parecen demostrar que el tratamiento con este método disminuyó el crecimiento axial ocular de los tratados en 0.26 mm11.

8.     Farmacología.

Dentro de todos los fármacos utilizados a lo largo del tiempo por los oftalmólogos en el control de la miopía, el que parece tener un éxito mayor es la atropina, tanto en dosis altas como bajas9.

La atropina es un fármaco antimuscarínico que provoca la dilatación pupilar. Entre los efectos secundarios adversos están la borrosidad, la fotofobia, el dolor de cabeza e incluso, en tratamientos largos, reacciones alérgicas.

Por el contrario, los estudios muestran que es el método más eficaz para tratar la progresión de la miopía, pues genera disminuciones de 0.80 dioptrías (en dos años de estudio) respecto al grupo de control10.

Como conclusiones debemos quedarnos con lo siguiente:
-         La miopía en niños se puede y se debe controlar, pues podemos reducir su progresión normal de varias formas.

-         Se debe tener en cuenta que ningún método elimina la miopía. Únicamente reduce su progresión. Pero esta reducción, mantenida durante los años de tratamiento, puede ser muy significativa y saludable para la edad adulta.

-         De todos los métodos existentes hoy día, la atropina es el más eficaz, seguido por la Ortoqueratología y las LC con desenfoque retiniano.

-         Los métodos anteriores tienen un mayor éxito complementándolos con acciones tales como pasar más de 14 horas semanales en actividades al aire libre que permitan a los niños mantener su sistema visual fuera del estrés provocado por las tareas de visión próxima (realizar muchas actividades al aire libre no equivale a realizar pocas cerca).

Espero que con esta puesta al día entre los distintos métodos de control de miopía en niños los padres puedan tener presente tanto la importancia de someter a sus hijos a un tratamiento preventivo como el de concienciarles de la importancia de reducir en lo posible el incremento de este error refractivo.

Bibliografía:
1.     Perkins ES. Morbidityfrommyopia. Sight-SavingRev 1979 Spring; 49(1): 11-19.
2.      Jones LA, Sinnott LT et al. Parental history of myopia, sports and outdooractivities, and futuremyopia. InvestOphthalmol Vis Sci 2007 Aug; 48(8): 3524-32.
3.     Rose KA, Morgan IG et al. Outdooractivity reduces theprevalence of myopia in children. Ophthalmology 2008 Aug; 115(8): 1279-85.
4.     Thorn, Gwiazda, Held. Myopiaprogressionisspecifiedby a doublé exponentialgrowthfunction. Optom Vis Sci, 2005Apr; 82(4): 286-97.
5.     Chung K, Mohidin N, O´Leary D, J. Undercorrection of myopiaenhancesrather tan inhibitsmyopiaprogression. Vision Res 2002; 42(22): 2555-9.
6.     Li S, Ji Y, Wu S et al. Multifocal versus single visión lensesintervention to slowprogression of myopia in school-agechildren: a meta-analysis. Survey of Opthalmology 2011: 56(5): 451-60.
7.     Sankaridurg P, Donovan L et al. Spectaclelensesdesigned to reduce progression of myopia: 12-month results. Optometry and VisionScience 2010; 87(9): 631-41.
8.     Aller TA, Wildsoet C. Bifocal softcontactlenses as a posible myopia control treatment: a casereportinvolvingidenticaltwins. ClinExpOptom 2008; 91(4):394-9.
9.     Huang J, Wen D et al. EfficacyComparison of 16 InterventionsforMyopia Control in Children: A Network Meta-Analysis. Ophthalmology 2016; 123(4): 697-708.
10. Walline JJ, Lindsley K et al. Interventions to slowprogression of myopia in children. Cochrane DatabaseSystRev 2011 12/07(12): CD004916.
11. Sun Y, Xu F et al. Orthokeratology to control myopiaprogression: a meta-analysis. PLoSOne. 2015; 10(4).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...